El séptimo arte (de vender)

Cine y publicidad: una larga y prolífica historia de amistad.

Texto: Francisco Pardo U. @panshopardo
       

 

Captura de pantalla 2015-03-31 a las 17.57.48

 

No hay duda de que el cine es uno de los mejores vehículos para instalar una marca en nuestras cabezas. Colaboración que partió alrededor de los años 30 con el llamado placement de productos en comedias –la primera película en ganar un Oscar a la mejor cinta (1929), promocionaba los chocolates Hershey’s–, pasando por la inversión de las tabacaleras para el uso del cigarrillo en la industria del cine –muy bien enunciado en la cinta Gracias por fumar (2005)–, hasta nuestros días en los que, y sin treta de por medio, se contratan grandes estrellas y directores para vender. A principios de 2000, por ejemplo, la marca BMW lanzó The Hire, una serie de ocho cortos de acción dirigidos por Ang Lee y Alejandro González Iñárritu, entre otros. Prada, por su parte, reclutó al director Wes Anderson para Castelo Cavalcanti, otro minifilm promocional. Y una de las más destacadas y recientes iniciativas es la campaña que reunió al renombrado Martin Scorsese con Brad Pitt y dos de sus actores favoritos, Leonardo DiCaprio y Robert De Niro. The Audition es el nombre del corto que se estrenará a mediados de este año y que promueve un súper casino inspirado en Hollywood de 3.2 billones de dólares, el Studio City en Macau, China. Su presupuesto alcanzó los 70 millones de dólares y un rumor dice que cada actor se llevó 13 millones por solo dos días de filmación.

 

Revisa The Hire y otros trabajos que mezclan cine y publicidad.

 

Artículos destacados

Artículos por país