Amigos de verdad

       
Cueto-img_cartas
“El que tiene un amigo verdadero puede decir que posee dos almas”, escribió alguna vez el poeta italiano Arturo Graf, reflejo de la importancia que en cada uno de nosotros tiene ese lazo profundo con quienes elegimos como compañeros de vida, esos que transitan en paralelo a la pareja y a la familia, pero que resultan tan vitales como estos. Sancho y el Quijote, Thelma y Louise… No existe uno sin el otro.

Amigos cómplices que nos acompañan en las buenas, en las malas y en las más o menos. Que guardan secretos y ponen el hombro para llorar las penas y compartir las alegrías.

Que no nos juzgan cuando nos caemos, pero hablan claro y sin mala intención. Incondicionales, expresan un cariño verdadero, silencioso y, sobre todo, voluntario. Amistades nacidas en los patios del colegio o en las escapadas de la adolescencia, cuando soñábamos con mundos imposibles. O de esas que aparecen más tarde, en un viaje, una barra cualquiera o una situación improbable. Las más honestas y fuertes se mantienen hasta el final de la vida y no saben de edades, colores o credos. Amistades soldadas con un café, compartiendo una cerveza o una copa de vino.

El término “amistad” viene de amicitas, que deriva de amare, que en español significa “amar”. A la familia la queremos, porque son parte de nuestro ADN; a los amigos los escogemos porque sí, porque conectamos en algo particular, por eso son muy distintos unos de otros. Con ellos, finalmente, armamos un relato de vida en común.

En nuestro continente latinoamericano la amistad de su gente es uno de los elementos más distintivos. Somos un continente amable y de personas que siempre crean lazos adonde vayan. Lo sabe el extranjero que llega por primera vez a esta parte del mundo y siente la calidez, cercanía y amistad casi instantánea de su gente. Amigos de conversaciones largas, amigos que juegan dominó en las calles de La Habana, juegan damas en la Plaza de Armas de Santiago o se juntan a jugar fútbol cada fin de semana.

Para muchos de ustedes, nuestros pasajeros, LAN forma parte de su propia vida. Los ha acompañado desde niños, en viajes donde afectos y amistades durarán para siempre. Hemos escuchado sus sueños y también compartimos los nuestros con ustedes, que hoy nos llevan a construir una nueva marca más cercana y genuinamente latinoamericana, LATAM.

Nos emociona cuando ustedes nos transmiten su amistad e incondicionalidad, y tratamos día a día de responder a esa confianza con una profunda orientación de servicio. Queremos seguir construyendo un continente donde se pueden crear nuevas amistades siempre y en cualquier parte.

Buen viaje.

 

Ignacio Cueto Plaza
CEO LAN Airlines

Artículos destacados

Artículos por país