El viaje secreto

       
Cueto-img_cartas
Cuando volamos pasamos mucho tiempo mirando por la ventana, como si allá afuera, en la inmensidad del cielo, nos pudiéramos conectar mejor con nuestros más íntimos secretos, aquéllos que nos reflejan lo que realmente somos, lo que muy pocos conocen, nuestros miedos e ilusiones, nuestra intimidad. Encontrarnos con nuestros secretos –que pueden ser compartidos o no– puede ser un ejercicio voluntario y reparador o una experiencia inesperada y profunda, pero en todos los casos mirar a nuestros secretos de cerca nos conecta con una parte más íntima, más frágil, más personal y reveladora de lo que vivimos, de lo que sentimos y de lo que esperamos de nuestra vida.

Los secretos tienen un aporte para las personas, son una prueba de su existencia y su condición humana. Nos conectan con nuestra complejidad y en ese espacio nos hacemos cómplices y nos convertimos en nuestro mejor amigo. Es como si tener un pensamiento que nadie más conoce nos ayudara a reforzar nuestra individualidad, eligiendo cada día cuáles de esos pensamientos queremos compartir y cuáles preferimos seguir conservando en una bitácora personal. Como dijo el escritor sueco Stieg Larsson: “Todo el mundo tiene secretos. La única cuestión es encontrar donde están y decidir qué queremos hacer con ellos”.

Cuanto más se piensa en los secretos queda claro que tienen una gran importancia en nuestra vida, comparable con la de los recuerdos, las fantasías y los sueños. Si bien no siempre podemos develarlos –y está bien que así sea– ya que tener secretos es un acto de atrevimiento, a veces compartirlos con alguien puede significar una experiencia liberadora y que nos enriquece, sobre todo cuando al hacerlo podemos mejorar nuestra vida y sentirnos más felices. Como sea, bienvenidos sean los secretos, así nos guste compartirlos o no!

En LAN estamos conscientes de que cada viaje es una oportunidad para conectarnos con nuestros secretos. Cada día trabajamos para que su experiencia de viaje sea lo más cercana a la que espera cuando decide volar con nosotros. En una industria compleja no siempre podemos cumplir con todas sus expectativas; espero sirvan nuestras disculpas cuando así haya sido, pero aprovecho esta ocasión para compartirles un secreto: en todo lo que hacemos, en lo que pensamos e implementamos en las aerolíneas del Grupo LATAM, las personas que trabajan y vuelan con nosotros son nuestra principal prioridad. Tal vez sea ese el secreto que hace tantos años nos hace volar juntos.

Los invito a disfrutar del vuelo,

 

Ignacio Cueto Plaza
CEO LAN Airlines

Artículos destacados

Artículos por país