No hay sueños imposibles

       
Cueto-img_cartas
Muchas veces nos han dicho que algo es directamente imposible. Que no vale la pena intentar esa travesía titánica, que mejor no comenzar ese emprendimiento personal y ni soñar con un viaje que, supuestamente, jamás se concretará. Pero la historia está llena de “imposibles” que se materializaron por la decisión de quienes no aceptaron un “no” por respuesta y siguieron adelante con su idea, pese a tener todo en contra. Son esos ejemplos los que nos movilizan para conseguir nuestros propósitos más difíciles. En el fondo, quienes logran transformar lo improbable en energía para obtener sus propósitos, son los que triunfan. 

“Algunas de las hazañas más grandes de la humanidad han sido obra de personas que no eran lo bastante listas para comprender que eran imposibles”, graficó con lucidez el atleta británico Doug Larson.

¿Qué sería de nosotros sin sueños “imposibles”? ¿Sin habernos propuesto esas tareas extraordinarias que cambiaron el curso de nuestras carreras, familias y de nuestras vidas? Son esas grandes metas las que forjan la propia historia, y los intentos fallidos, los que pavimentan el éxito personal. Porque soñar lo imposible nos hace crecer y no existe la palabra derrota cuando de alcanzar los sueños se trata.

Nadie creía que Cristóbal Colón descubriría un nuevo continente o que el hombre pudiera llegar a la Luna o enviar un robot a explorar la superficie de Marte. A los mentores del túnel bajo el canal de La Mancha también se les dijo que la idea era irrealizable. Es un misterio cómo Miguel Ángel logró pintar los frescos de la Capilla Sixtina o cómo los habitantes de Rapa Nui levantaron y trasladaron los moái desde sus canteras, pero sí sabemos que lo hicieron con porfiada tenacidad. Ellos sabían que lo que parece más difícil es lo que cambia al mundo. El hecho mismo de estar en el aire en estos momentos, y de trasladarnos de un continente a otro en cuestión de horas, era impensable hace apenas un siglo.

Sin ir más lejos, en LAN sabemos que poner en práctica nuevas ideas puede ser difícil, pero jamás imposible. Estamos constantemente buscando reformular la experiencia de viaje, pensando proyectos para ajustarnos mejor a sus necesidades, y en ese contexto hemos logrado implementar mejoras que nos parecían muy difíciles, como tener una de las flotas más modernas del mundo, convertirnos en los primeros en Sudamérica en ofrecer un sistema de entretenimiento para dispositivos móviles, o aplicaciones gracias a las cuales puede desde realizar su check-in, tener su tarjeta LANPASS o incluso revisar el estado de su vuelo. Estamos muy contentos con el camino de la innovación, que en el último tiempo nos ha llevado, además, a inaugurar el cuarto Salón VIP de LAN y TAM en Santiago, el más grande de Sudamérica, que se suma a los que estrenamos recientemente en São Paulo, Buenos Aires y Bogotá. Estos son algunos de nuestros “imposibles”, pensados para hacer su experiencia memorable cuando vuela con LAN y TAM.

Muchas gracias por elegir volar con nosotros.

 

Ignacio Cueto Plaza
CEO LAN Airlines

Artículos destacados

Artículos por país