¡Cómase sus palabras!

La creatividad en este continente es parte del cotidiano y aún más a la hora de nombrar las sabrosas preparaciones de nuestra gastronomía. Descubra de qué hablamos cuando le ofrecen un “terremoto” o un “muchacho relleno”.

TEXTO: Jorge Sánchez de N. | ilustraciones: Hugo Horita
       

 

PERÚ

Ají de gallina. ¿Qué tan picante cocinan al emplumado? Depende de cómo lo pida (o se lo sirvan). Este ilustre pollo se prepara con una salsa de ají amarillo y nueces. Comúnmente viene acompañado de arroz blanco, huevos cocidos y aceitunas.

Arroz zambito. Es una buena opción si no quiere repetirse el emblemático suspiro limeño. Este postre se diferencia del arroz con leche, porque se prepara con chancaca (miel de caña de azúcar), ingrediente cuyo color sugiere el nombre zambito.

Carapulcra. Piel tersa, adobada con cremas y perfume de lavanda. ¡Por favor! Estamos ante uno de los platos más antiguos del continente que deriva de la voz aimara carapulca (guiso de piedras calientes).

Causa. Alimentarse de sueños e ideales suena bien, pero, aterrice, hace siglos que esta causa se elabora a base de papas.

Sudado. Alguien podría sugerir que el animalito corrió una carrera antes de ir al matadero. Pero el sudado más bien indica que los alimentos fueron cocinados al vapor (sudado de res, pollo, camarones o pescado).

Lenguado a lo Macho

Lenguado a lo macho

No es que el respetable señor cocinero sea un superhombre afrodisíaco.
El lenguado es un pescado y el macho es una receta con vino blanco y mariscos.

 
 

ECUADOR

Canelazo. Perfecto antídoto contra el frío de la sierra. Se prepara hirviendo agua con canela y panela (jugo de caña de azúcar sólido) al que se le agrega aguardiente. También se puede añadir naranjilla, limón o clavo de olor.

Bandera. Obviamente no van a servirle un jirón de tela y una guarnición de emblemas patrios. Este sustantivo se utiliza para sugerir una comida de campeones que incluye cebiches, arroz y “guatita” (estómago).

Maduro. Puede ser un caballero de edad o un tipo de plátano frito que acompaña innumerables platos.

Oritos. ¿Una onza de pepitas doradas? ¡No! En la república del banano, los oritos son los ciudadanos más pequeños.

Empanadas de viento

Empanadas de viento

Casi al pie de la letra: son empanadas fritas, infladas por efecto del calor.
Al medio traen una minúscula porción de queso. 100 por ciento recomendables.

 
 

BRASIL

Coxinha. No es una cosa o cosiña cualquiera, sino una clásica croqueta de pollo brasileña, con la forma de un muslo de gallina.

Pastel. Está muy lejos de adivinar. Este pastelito no es una torta, sino una sabrosa empanada salada, que se vende al paso, rellena de carne, queso, palmitos, pollo, camarones, etc.

Feijoada. Si se le cruzaron por la mente las palabras “fe”, “yo” y “hada”, no es el único por simple homofonía. Pero, etimológicamente, feijão significa frijol (o poroto negro). Este grano, preparado en un caldo espeso con carne e interiores de cerdo, da origen a la feijoada, una de las comidas tradicionales que goza de mayor salud.

Brigadeiros. ¿Brigadieres? Sí. Junto a los beijinhos son uno de los dulces más típicos de Brasil. Estos son de chocolate y leche condensada, y deben su nombre al brigadeiro Eduardo Gomes, un ex militar y candidato a la presidencia de la República.

Beijinhos

Beijinhos

Si sabe algo de portugués, no sea ingenuo: no están ofreciéndole besos,
sino unos finos bocados (cupcakes) de coco.

 
 

COLOMBIA

Bandeja paisa. Típica de la zona de Antioquia –su capital es Medellín– , a cuyos habitantes se les llama paisas. Lleva frijoles, cerdo frito, huevos, arepa (masa típica colombiana) y un largo etcétera. Tan largo que se debe servir en bandejas.

Lulada. No tiene nada que ver con el ex presidente brasileño 
“Lula” Da Silva. Esta es una bebida colombiana que se prepara con lulo, una fruta ácida típica de la región del Valle del Cauca (Cali).

Muchacho relleno. A ver, cada uno con sus gustos, pero en las casas y restaurantes colombianos el muchacho es un corte de ternera o res, embutido con otras carnes y vegetales.

Tinto. ¿Quiere Cabernet o Merlot? Nada de eso. La bebida nacional de Colombia es el café. El tintico es uno chico y bien cargado.

Viudo de pescado. De viudo solo tiene el apodo, porque viene acompañado de yucas, bananas, cebollas y otras tantas cómplices.

Sancocho

Sancocho

Puede que algunos latinoamericanos lo relacionen con algún tipo de santo. Pero es uno de los caldos más populares en Colombia. Según la región, se cuece con distintos tipos de carnes y verduras.

 
 

CHILE

Agüita perra. No, señora, no se lo tome a mal. Es un inocente té de hierbas, ideal para después de las comidas.

Calzones rotos. Masas hechas con harina, huevos, mantequilla y azúcar impalpable. Prendas íntimas especiales para disfrutar en invierno.

Copete. Su significado formal difiere bastante del que tiene en el vocabulario de un chileno promedio, para quien no es un “mechón de pelo que se lleva levantado sobre la frente”, sino cualquier trago, licor, aperitivo, cóctel o bajativo.

Italiano. ¿Al Capone a la boloñesa o Mónica Bellucci a la parmesana? Falso. El italiano es el completo, como se llama en Chile al hot-dog, por excelencia. Además de pan y salchicha, lleva tomate picado, palta (aguacate) y mayonesa, trilogía similar a los colores de la bandera italiana.

Locos. Exquisitos, recién salidos del psiquiátrico… El loco es un molusco de grandes, blancas y carnosas proporciones que abunda en la costa chilena. Puede aliñarse con mayo o salsa verde.

Terremoto2

Terremoto

Siendo un país sísmico, este trago no podía faltar en la carta del señor cantinero. Se prepara con vino pipeño (dulce), helado de piña y un toque de malicia (fernet, ron o coñac). La versión más pequeña se denomina “réplica”.

 
 

ARGENTINA

Alfajor. Ni macho alfa ni jeque árabe, aunque la tradición y la palabra sí provengan del hispanoárabe al-hasú: relleno. Los alfajores se componen de dos galletas unidas por dulce de leche u otro relleno dulce y, generalmente, son bañados con chocolate.

Bife de chorizo. Este es uno de los cortes que han hecho de Argentina un gran referente de la carne roja. Es una entre-costilla para entre-chuparse los dedos.

Choripán. Adivinó perfecto: chorizo y pan. Dicen que la costumbre de hacer choripanes se arrastra de los gauchos del siglo XIX.

Matambre. Es la capa de carne que se saca de entre el cuero y el costillar de vacunos y porcinos. En Argentina, se llama matambre arrollado cuando lo cocinan relleno. Y su nombre no es casualidad.

Milanesa. De acuerdo a la RAE, milanesa significa “natural de Milán” o, dos, “filete de carne empanado”. Para efectos de no pasar un mal rato, nos quedaremos con esta segunda definición.
Asado de Tira

Asado de tira

¿Competencias de tira y afloja, o una tira cómica? Nada de eso.
La tira es un corte infaltable en las parrilladas argentinas. Es el costillar del vacuno.

Artículos destacados

Artículos por país