El gran jardín

Grandes y pequeños. Cargados de naturaleza o inventados. Los parques urbanos son los espacios preferidos para el relajo de las familias.
Un paseo por algunos de los mejores del mundo.

Texto: PAULINA CABANILLAS F. @sicabanillas
       

 

FOTOS: MONSTRUM
Gotemburgo

Plitka Park

 El área de juegos del gran pulmón verde de Gotemburgo es fantástico: tiene una gran ballena de madera instalada en el centro, a la que los niños pueden subirse para recorrer su cavernoso interior. A su alrededor hay juegos de agua, un tren, trampolines, columpios, zonas para hacer pícnics y una serie de servicios para que los papás se sientan cómodos: prestan juguetes, hay microondas para quienes necesiten calentar comida y un gimnasio al aire libre para ejercitarse mientras los niños juegan a ser Pinocho. Esta original plaza infantil fue diseñada por Monstrum, empresa danesa formada por Ole B. Nielsen y Christian Jensen, premiados por sus parques infantiles donde la seguridad y la estética innovadora son las premisas.

Linnéplatsen 1, Slottsskogen Park, Gotemburgo, Suecia

 

 

FOTOS: Diego González
Medellín

Parque de los Pies Descalzos

Emplazado en la zona administrativa de la ciudad, este parque está diseñado según la filosofía oriental zen y exige para su entrada sacarse los zapatos –de ahí su nombre– pues su objetivo es que los visitantes se conecten con la naturaleza. Está dividido en el área del aire, formada por el Bosque de Guaduas, que es un jardín en forma de elipse. Cerca está la zona de la tierra, que contiene un jardín japonés, un laberinto que hay que recorrer con los ojos cerrados y guiándose solo a través del tacto, y torres de nivel: unos troncos verticales cuyo recorrido asegura que quita las malas energías. La tercera zona es la del agua, compuesta por el Espejo de Agua (paseo que invita a masajearse los pies caminando sobre el agua), el Pozo de los Sonidos (una pileta que genera sonidos que ayudan a eliminar el estrés) y los Chorritos (espacio que consiste en una serie de chorros para que los paseantes se empapen).

Carrera 52, 42-125, Medellín, Colombia

 

 

BEDH21

FOTOS: alamy
París

Parc de Belleville

Es uno de los lugares más altos de la capital francesa, con una terraza que entrega una panorámica inigualable. Además de sus fuentes y caminos, uno de sus sectores destacados es la zona de juegos. Recomendada para niños desde seis años no tiene toboganes, balancines ni nada que se le parezca. Es más, no hay ninguna superficie plana dentro de sus mil metros cuadrados. Todos los espacios son volumétricos para que los pequeños visitantes experimenten con rampas, pendientes, redes y escaleras, y aprendan a jugar con las perspectivas del paisaje que los rodea. La responsable de su particular diseño fue la oficina de arquitectura y paisajismo BASE, que incluyó las peticiones y recomendaciones de los vecinos.

Rue des Couronnes 47, París, Francia

 

 

Quito

Parque La Carolina 

Ubicado en la zona financiera de la ciudad, es uno de los más grandes de Ecuador. Dentro de sus 64 hectáreas hay distintas zonas divididas por interés: un área deportiva, donde los visitantes encuentran desde canchas de fútbol hasta de básquetbol. Un sector aeróbico, con una pista de maratón, una ciclovía y áreas para hacer deportes como gimnasia o yoga. El lugar de la laguna, que contiene un pequeño parque náutico o el área de patinaje, perfecta para quienes practican skate, rollers o BMX. La zona infantil tiene deslizaderos, columpios, redes, carruseles, circuitos elaborados con neumáticos reciclados y un avión, un Douglas DC-6 de la Fuerza Aérea ecuatoriana, construido en Estados Unidos para la Segunda Guerra Mundial y que ahora es parte del paisaje.

Av. de los Shyris 35, Quito, Ecuador

_MG_3589

FOTO: Sebastián Crespo

 

 

Lima

Parque de la Reserva

Se trata de uno de los destinos más visitados de la capital peruana. Ubicado en el barrio Santa Beatriz, este parque fue diseñado en 1926 y es una de las áreas recreacionales más extensas de la ciudad. En 2006 se restauraron todos sus monumentos y se construyó el Circuito Mágico del Agua, un extenso recorrido formado por 13 fuentes ornamentales e interactivas y que es considerado como el más grande del mundo construido dentro de un parque público. La pileta principal tiene un chorro de agua que alcanza más de 80 metros de alto, mientras que las otra doce se caracterizan por mezclar música, imágenes y luces láser para crear coreografías que sorprenden a grandes y chicos.

Madre de Dios s/n, Lima, Perú

Fireworks at Reserva Park in Lima, Peru.

FOTO: corbis

 

 

Parque Gulliver playground in the city of Valencia, Spain

FOTO: alamy
Valencia

Parque Gulliver

Gulliver, el protagonista del cuento infantil de Jonathan Swift, es el centro de este parque. Recostado e inmovilizado en el medio del lugar, tal y como sucede en el libro cuando este es amarrado por los diminutos habitantes de Lilliput, el personaje tiene una serie de instalaciones y juegos que los niños aman explorar. La construcción del gran gigante fue encargada al arquitecto Rafael Rivera y al artista Manolo Martín por el Ayuntamiento de Valencia en 1990. Los niños pueden recorrerla a través de rampas, trepar por las cuerdas, atravesar sus túneles y tirarse por los resbalines que están ubicados en la chaqueta, la corbata y el pelo. De cuento.

Tramo XII del cauce del río Turia, Valencia, España

 

 

FOTOS: ©Masaki Koizumi
Sapporo

Takino Suzuran Hillside National Park

Está a una hora del centro de Sapporo, la principal ciudad del norte de Japón, y en él se pueden realizar un sinfín de actividades: esquiar en invierno, hacer asados en verano, trekking durante todo el año, conversar en el hermoso jardín botánico, leer en alguna de las cascadas que lo cruzan y más. El área de juego, denominada The Children’s Valley, es de ensueño: se trata de una gran zona inspirada en los nidos de insectos y aves, en cuyo centro tiene emplazada una gran torre. En su interior, los niños pueden recorrer estructuras semejantes a las colmenas, corretear por túneles hormigueros, meterse en capullos de mariposas o saltar sobre los huevos que hay desperdigados. Pero lo mejor está en la cúpula subterránea de hormigón: The Rainbow Net, una gran red multicolor tejida a crochet por la artista textil Toshiko MacAdam. Allí, los pequeños pueden colgarse, saltar o, simplemente, echarse a descansar. Una maravilla nipona (abierto desde el 23 de diciembre hasta el 31 de marzo).

Takino 247, Minami-ku, Sapporo, Japón

Artículos destacados

Artículos por país