Músicos para el bronce

Si existen estatuas de conquistadores, presidentes y guerreros, ¿por qué no homenajear del mismo modo a los grandes músicos del siglo XX? Esta es la guía para recorrer el mundo tras estos tributos de piedra y metal.

TEXTO: MARCOS ORTIZ FINCH | ILUSTRACIONES: MANUEL CÓRDOVA
       
Freddy

 

Montreux, Suiza

Freddie Mercury

Los fanáticos de Queen lo saben. A orillas del lago Lemán –o Ginebra– se encuentra su lugar sagrado. Ese es el punto exacto al que peregrinan todos los años, a comienzos de septiembre, para conmemorar la llegada al mundo de su mesías, Freddie Mercury (bautizado como Farrokh Bulsara al nacer).
Brazo derecho en alto, su tradicional micrófono con bastón en la izquierda y la actitud de quien sabe que ha conquistado al mundo con sus canciones. Así luce desde 1996 –cuando se cumplían cinco años desde su muerte– la estatua del creador de “Bohemian Rhapsody”, “Crazy Little Thing Called Love” y “We Are The Champions”, entre otros verdaderos himnos.
Son las aguas de este lago en Suiza las que recibieron sus cenizas, frente a una ciudad que Freddy descubrió en 1978 y donde pasó sus últimos años de vida. Como dijo el propio músico: “Si quieres paz en el alma, ven a Montreux”.

 

Lennon

 

La Habana, Cuba

John Lennon

Sitios para recordar a John Lennon hay muchos: su hogar de infancia en Menlove Avenue, el memorial en el Central Park de Nueva York o el cruce de Abbey Road, en Londres, donde grabó por años junto a The Beatles.
Pero es en La Habana donde se encuentra la más famosa de las estatuas en su honor. Obra del escultor cubano José Ramón Villa e inaugurada por el mismísimo Fidel Castro, Lennon luce cómodamente sentado en un banco del parque que lleva su nombre.
Crítico de la política estadounidense –país en el que se radicó y donde fue asesinado en 1980– Lennon lleva sus tradicionales botas que comenzó a usar a inicios de los 60 y sus clásicos lentes redondos (los que han sido robados más de una vez). Un revolucionario, pero que en vida solo empuñó guitarras y disparó letras magníficas.

 

Holly

 

Lubbock, Texas, EE.UU.

Buddy Holly

The Beatles, Rolling Stones, Bob Dylan y Eric Clapton. Es extensa la lista de artistas cuyo sonido estuvo influido por Buddy Holly. Más meritorio todavía es si se considera que apenas alcanzó a publicar tres discos antes de morir a los 22 años, durante una gélida noche de invierno en 1959.
En Lubbock, Texas, sus poco más de 200 mil habitantes se enorgullecen al pasar frente a la estatua que lo retrata con su chaqueta e inconfundibles anteojos de marco grueso. En la misma ciudad natal es posible visitar su tumba, en cuya lápida se lee la correcta escritura de su apellido: Charles Hardin Holley.

 

Elvis

 

Memphis, Tennessee, EE.UU.

Elvis Presley

Estatuas y monumentos de monarcas hay por docenas en Europa. En Estados Unidos, el Rey tiene la suya en Memphis, Tennessee.
Realizada en bronce por el artista Andrea Lugar, la escultura de Elvis Presley fue inaugurada en 1997 para reemplazar la que en 1980 creó Eric Parks y que fue víctima del robo de las cuerdas de la guitarra y otros elementos.
El retrato muestra al Rey del Rock como se habría visto alrededor de 1955, época en la que el veinteañero se paseaba por Beale Street tocando sus futuros éxitos y comprando ropa en tiendas del barrio. Ese es el motivo por el que se escogió esta ubicación para rendirle tributo, aunque ahora exista una pequeña reja que impide que los turistas se acerquen al monumento. Pero es comprensible: no todos pueden tocar al Rey.

 

Fitzgerald

 

Yonkers, Nueva York, EE.UU.

Ella Fitzgerald

Tres kilómetros al norte de Manhattan, en la frontera del Bronx, se ubica Yonkers, ciudad a la que Ella Fitzgerald llegó a muy temprana edad. Originaria de Virginia, la Primera Dama del Jazz luchó contra la pobreza, la trágica muerte de su madre a los 15 años, los problemas con la policía y la vida en un reformatorio.
Estos duros inicios no fueron impedimentos para que la ciudad honrara a una de sus hijas ilustres con una escultura realizada en 1996 por la artista Vinnie Bagwell e inaugurada apenas a cuatro meses de su muerte.
Si bien murió con ambas piernas amputadas, problemas cardíacos y de visión, en el monumento –ubicado junto a la estación de trenes Metro North– Fitzgerald luce radiante, como lo hizo al grabar para Verve, Capitol y Reprise, algunas de las más clásicas canciones de la tradición estadounidense. Como lo merece una de las voces más influyentes de todos los tiempos.

 

Hendrix

 

Seattle, Washington, EE.UU.

Jimi Hendrix

Cuna de grandes rockeros como Kurt Cobain y Chris Cornell, entre muchos otros, la ciudad de Seattle homenajea como corresponde a uno de sus hijos más célebres: Jimi Hendrix.
Guitarrista, zurdo y fallecido a los 27 años –características que comparte con el exlíder de Nirvana–, la estatua de Hendrix resume con notable precisión su legado: los ojos cerrados, rodillas en el piso y su Fender Stratocaster a punto de aullar tal como lo hizo en Woodstock.
Fotografiarse con uno de los íconos del rock es sencillo. Basta con darse una vuelta por Capitol Hill y llegar a la esquina de Broadway y Pine. La visita es un gran punto de partida para luego enfilar al Experience Music Project, museo que hará las delicias de todo amante de la música, con espacios dedicados especialmente a Hendrix.

Artículos destacados

Artículos por país