Palmer Luckey

Texto:  Sebastián Lehuedé  @s_lehuede
       
icono_new
A los dieciséis años, Palmer Luckey compró más de 50 unidades de realidad virtual gracias a su trabajo reparando iPhones, pero ninguno lo satisfacía. Su campo de visión era estrecho y producían mareo. La solución: optó por crear su propia versión. Autodidacta, se dedicó a trabajar en un espacio del garaje que le cedió su padre en Long Beach, California; tal y como lo hizo Google o Microsoft cuando eran unos completos desconocidos. Ese fue el origen de Oculus VR, empresa con la cual presentó los anteojos y saltó al estrellato geek luego de mostrarlos en foros y sitios especializados.
Muchas señales podrían haber llevado entonces a Luckey a pensar que su producto estaba listo. Entre otros logros, captó la atención de figuras legendarias de los videojuegos y recaudó más de dos millones de dólares a través de financiamiento colectivo o crowdfunding.

Con apenas veintidós años, puede que Luckey haga realidad lo que no lograron empresas como Hasbro y Nintendo. Como describió Mark Zuckerberg al anunciar la adquisición de Oculus VR en más de dos mil millones de dólares, este tipo de tecnología ofrece posibilidades no solo para los videojuegos sino que también para áreas como la educación y la salud. La conclusión, finalmente, es que Luckey dio en el clavo.

www.oculus.com

Artículos destacados

Artículos por país