Mark Ronson

En el trono del pop

Ha sido –en este orden– DJ, productor y artista principal. Luego de poner su toque en discos de Lilly Allen, Adele, Paul McCartney y Amy Winehouse, hoy el británico del peinado perfecto es líder en los rankings como el autor del éxito bailable más popular del momento.

Texto: Marcos Ortiz Finch
       

 

Mark Ronson, Los Angeles Times, January 10, 2015

FOTO: GETTY IMAGES / Contour

Cuando se trata de conseguir algo, los métodos más sencillos son los más efectivos para Mark Ronson (39), DJ, productor británico y creador del hit bailable más popular desde “Get Lucky” de Daft Punk: “Uptown Funk”. “Lo que suelo hacer es que escribo una carta a mano, la escaneo y luego la envío por email”. Así consiguió que Stevie Wonder tocara la armónica en dos temas de su nuevo disco Uptown Special; o que el ganador del Pullitzer Michael Chabon –autor de Los misterios de Pittsburg y de uno de sus libros favoritos, Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay– coescribiera las letras de nueve de los 11 temas de la placa.

Ronson es un perfeccionista y hará lo que sea por conseguir lo que a su parecer es necesario. Junto al coproductor Jeff Bhasker, decidieron que la voz para “I can’t loose” debía ser una voz nueva. Subieron a un automóvil y recorrieron el sur de Estados Unidos, yendo a iglesias, bares y universidades hasta encontrar en la ciudad de Jackson la voz que necesitaban para el track de Uptown Special: la hija de un predicador, Keyone Starr, de 23 años.

Tener al súper exitoso Bruno Mars también supuso esfuerzo. Fueron meses persiguiendo al artista durante sus giras, pero además de conseguir que cantara el gigantesco hit en que se convirtió “Uptown Funk”, Mars coproduce el tema –colabora en la dirección del videoclip– y toca algunos instrumentos en otras composiciones del disco.

 

El toque de oro

France - "Belvedere Party" - 61st Cannes Film Festival

FOTO: GETTY IMAGES
Una guitarra y una batería acompañaron a Mark Daniel Ronson desde su acomodada infancia en Notting Hill, Londres. Con solo ocho años, vino un cambio de ciudad tras la separación de sus padres, y la familia –compuesta por su madre, la escritora y socialite Ann Dexter-Jones y sus hermanas menores, las gemelas Samantha y Charlotte– se trasladó a Nueva York.

En esa ciudad descubrió la cultura de los DJs y escuchó hasta el cansancio a talentos locales como Run-D.M.C. y Beastie Boys. Los primeros damnificados de su inquietud fueron los vinilos de su flamante padrastro –el guitarrista de Foreigner, Mick Jones– los que usó para hacer unas primeras mezclas que ya mostraban preocupación por los detalles.

Los años y la experiencia lo convirtieron en un solicitado DJ en la escena neoyorquina. Ya fuera en clubes donde Jay-Z o Busta Rhymes se acercaban a hablarle de música, o encendiendo la pista de baile con sus mezclas para, por ejemplo, la celebración de cumpleaños número 29 de Sean P. Diddy o el matrimonio de Tom Cruise con Katie Holmes, Ronson se hacía escuchar. Se estaba convirtiendo en uno de los productores mejor relacionados de la escena musical.

En 2003, con 27 años y poco más de una década tras las tornamesas y perillas, Ronson se atrevió con su disco debut. Con la colaboración de artistas de renombre que ahora le devolvían la mano (Sean Paul, Jack White y Rivers Cuomo, entre otros), Here Comes The Fuzz tuvo una recepción tibia, pero selló un estilo que no abandonaría jamás. Hip hop, soul, funk y rock tenían cabida en canciones que obligaban a ponerse de pie y bailar.

Le sucedieron dos discos más, Version en 2007 y Record Collection en 2010, pero fue en su faceta de productor de otros artistas que Ronson se consagró definitivamente.

En 2006 Amy Winehouse contó con sus servicios en el alabado Back to Black, donde temas como “Rehab” revelan la explosiva mezcla de la diva de Camden y el perfecto sonido de los años 50 y 60. Pese a los tres Grammy ganados por el trabajo con Whinehouse en 2008, además del Grammy para Ronson como productor del año, siempre mantuvo los pies en la tierra. “Yo no le hice la carrera a Amy”, dijo más tarde. “Ella hizo la mía”.

 

Uptown Mark

462649810_

FOTO: GETTY IMAGES
Media década después de su último disco, Ronson pasó a ser el autor de melodías que cualquier estrella del pop hubiera deseado en su placa. A meses de cumplir los 40, casado con la actriz francesa Josephine de la Baume y con una agenda telefónica plagada de figuras que le debían un favor, materializó Uptown Special, su cuarto disco de estudio lanzado en enero de 2015.

El revuelo fue inmediato. Con la ayuda del co-productor Jeff Bhasker, Ronson despachó una canción que se convirtió en clásico instantáneo, de esos que tras escuchar una vez hacen sentir una familiaridad espontanea. La crítica lo aclamó y llegó a decir que sacaba el aspecto vintage del funk y lo hacía lucir actual.

Atravesó el océano y con el single “Uptown Funk” llegó a los primeros números del Billboard estadounidense. Fue invitado a tocarla en vivo en programas como “The Voice”, “The Ellen DeGeneres Show” y “Saturday Night Live” –del cual se declara fanático desde hace años–. En su Inglaterra natal, el tema también era recibido con aplausos y un Brit Award al Mejor Single del Año. Solo queda preguntarse ¿qué viene ahora? in 

Ve el nuevo video de Mark Ronson con Bruno Mars 

Artículos destacados

Artículos por país