Buenos Días Latinoamérica

Nos cuesta salir de la cama y el reloj ya nos dice que vamos tarde: imposible disfrutar de un buen desayuno ¿un sueño? alargar las horas, permitirnos una pausa y que el continente despertara cada jornada con estas preparaciones.

fotos: ana maría lopez  |  producción: macarena rivera
       

 

ARGENTINA

Durante la semana, un café al paso con medialunas es una sucinta versión de aquel culto al café que se respira en grandes ciudades como Buenos Aires: el arte de alargar una taza en esas entrañables cafeterías porteñas, conversada o frente a un periódico. Para acompañar, toda esa batería de masitas (que necesitan una enciclopedia propia), como facturas, vigilantes, y cañones. En casa aparecen las tostadas, la chocolatada, el dulce de leche y el mate, aquella bebida que reúne a la familia y posee rituales propios. “El cebador (preparador) es el anfitrión”, cuenta la emprendedora Lourdes Sarni. www.luzdeleste.com

 


 

COLOMBIA

Un frío domingo en Bogotá y una changua –caldo con leche, cebolla, cilantro, huevo y pan– para recuperar fuerzas. O tal vez un calentado en Medellín, esa versión de la bandeja paisa que se prepara con las “sobras” del día anterior, como frijoles, arroz y chicharrones. Aunque la mezcla de tomate picado en cuadritos y cebolla verdeo (o larga) al sartén con huevos, acompañado de arepas con mantequilla –o las más pequeñas que llevan queso–, es una de las versiones de desayunos más extendidas. Siempre, claro, con café fresco o el clásico chocolate batido en jarrón de aluminio con un utensilio de madera llamado molinillo.

 


 

BRASIL

Café da manhã. Probablemente y si ha viajado a Brasil, los ha visto y disfrutado en hostales, hoteles y pousadas. Ese despliegue de frutas y jugos, sumado a un café local, queso, jamón pan más algún tipo de repostería dulce y, si la oferta es amplia, huevos y pão de queijo, suave y aireado bizcocho redondo con sabor a queso, típico del estado de Minas Gerais. Ahora, si está en la playa y precisa de una inyección de energía y sabor, la respuesta es el açaí –fruto púrpura de un tipo de palmera nativa– que se sirve, idealmente, cremoso a punto de helado, batido con guaraná o azúcar, más frutas en rodajas, granola y miel.

 


 

Peru_DSC9459

PERÚ

A diferencia de otros países, acá la oferta de desayunos es múltiple, y todavía más si pensamos en las distintas regiones del Perú. Pero si es domingo, estamos en Lima con la familia y el hambre arrecia, unos tamales (de maíz) verdes o de pollo, jugo de papaya y una tasa de café pasado, son perfectas. Aunque, dicen, que el mejor desayuno del mundo es el pan con chicharrón: panceta de cerdo cocida y dorada al gusto, combinado con salsa criolla y camote, todo dentro de un pan francés.

 


 

VENEZUELA

¿Guayoyo recién colado y una arepa con queso? Nada como despertar en casa con ese aroma a café preparado en el momento, ese menos concentrado –que provocaría un infarto al italiano enamorado del expreso–, el que también puede ser marrón (con leche). Si estamos en el hogar, la clásica arepa con queso –harina de maíz asada– la acompañamos con carne deshilachada, frijoles negros (caraotas), queso duro rallado y perico: huevos revueltos, tomate y cebolla. “Los jugos también son clave, como el papelón (caña de azúcar)”, afirma Bárbara Silva, dueña del carrito de arepas En tu salsa. www.entusalsa.cl

 


 

Ecuador_DSC9830

ECUADOR

El plátano verde, sinónimo de gastronomía ecuatoriana, puede que sea uno de los elementos más distintivos a la hora de comenzar el día. Se disfruta, por ejemplo, en bolones, patacones, tortillas con queso y en el tigrillo, preparación originaria de la región de Zaruma (en el sur del país) y famosa en todo Ecuador: mezcla de verde, cebolla, huevos y chicharrones. Para beber, zumos y/o un fresco café nativo, aunque algunos prefieren una colada de avena que lleva naranjilla, avena, panela, canela y clavo de olor.

 


 

Mexico_DSC8600

MEXICO

Como cualquier país de gran tamaño y potente acervo gastronómico, México posee variedad de formatos de desayunos. Sin embargo, es el maíz –alimento básico de la dieta de los mexicanos– el que no puede faltar. Por ejemplo, en formato de chilaquiles, esa tortilla de maíz picada y frita que sirve de base para pollo, queso, crema y alguna salsa. Los huevos son otro ingrediente omnipresente (cuya versión ranchera posee amplia fama), así como los frijoles, los tamales dulces o salados, el café de olla (con canela), aguacate (palta)… Antes de la moda de los brunch, los mexicanos ya los habían inventado.

 


 

CHILE

Los chilenos gustan tanto del desayuno que tienen dos: el de la mañana y aquella merienda de la tarde llamada once. Y en ambos pueden faltar muchos productos, incluso el café (el té es muy consumido), pero tanto el pan como la palta se ubican en la base de la pirámide alimenticia. La palta debe ser de la variedad Hass –suave y cremosa– y el pan, marraqueta, cuyo aroma a tostado es sinónimo de hogar. Durante los fríos días de invierno, aparece en las casas y calles su majestad la sopaipilla: masa de harina y zapallo, frita en aceite, la que varios remojan en chancaca (o panela), y que se conoce como pasada. in

Artículos destacados

Artículos por país