Grandes escapadas de ayer y hoy

Antes, cuando los mapas eran inciertos, en el océano habitaban monstruos titánicos, las culturas ajenas parecían de otro planeta y los viajes estaban llenos de hazañas posibles. ahora que el mundo parece ser más pequeño, solo hay que buscar un poco para recuperar ese espíritu aventurero.

TEXTO: Marcelo Ibáñez
       

EE.UU.
Rafting en el gran cañón

ColoradoMay2010_2033

 

Disneylandia Zen

Agazapados como protagonistas de un western que preparan una emboscada, la mayor parte de los visitantes verán el río Colorado a lo lejos, como un destello de agua que recorre las profundidades del Gran Cañón.

La vista es maravillosa y provoca el efecto que generan esas atracciones que uno ha visto mil veces en las pantallas: por repetición cinematográfica uno cree conocer el Golden Gate, la Estatua de la Libertad o la Torre Eiffel, pero solo al estar ahí, uno siente lo inconmensurable de su impacto. Si visto desde arriba ya resulta una maravilla, recorrer el río Colorado en rafting es una experiencia mágica. Una mezcla entre Disneylandia, producto de los rápidos (algunos de ellos alcanzan el nivel V, para expertos) y olas de hasta seis metros de altura; y templo Zen, gracias a largos trechos en que el río avanza de manera calma, encajonado por enormes farellones e imponentes paredes que relatan su historia geológica de seis millones de años. Navegar acá es hacerlo por una garganta de piedra que se estrecha hasta alcanzar una distancia de apenas 182 metros entre pared y pared (Marble Canyon) y que en su punto más ancho se separa por casi 29 kilómetros. Su dramática belleza varía a lo largo del río, dejando ver cascadas, calmas piscinas de color turquesa, grutas ocupadas por sus antiguos habitantes, jardines colgantes y, con algo de suerte, animales como el puma, el cóndor californiano, coyotes, águilas calvas y linces.

Dato

Recorrer buena parte del río toma alrededor de 15 días, aunque existen opciones más cortas.
www.azraft.com - www.gcex.com

 

 

NORUEGA
Nadar con orcas en Tysfjord

killer-whale-026

 

El frío asesino

Los turistas se quedarán arriba del zódiac, riéndose del frío bajo tres capas de ropa técnica y chaquetas Gore Tex. Sus mayores preocupaciones serán que el vaivén del bote no los lance fuera de borda y tomar una buena foto, para recibir la mayor cantidad de likes posibles. Los aventureros, en cambio, están hechos de otra madera. Igualmente cubrirán cada centímetro de su piel, aunque con un traje de goma, máscara, aletas, snorkel. Al zambullirse sentirán el golpe frío de las aguas invernales del ártico a pesar del traje. No habrá cámaras, ni fotos que demuestren la hazaña. La única recompensa será tener una buena historia que contar, una que dice “yo nadé con ballenas asesinas en medio de las aguas de Tysfjord”. Para vivir la aventura, hay que llegar a Tysfjord, un distrito ubicado en Laponia, en el norte de Noruega, más específicamente al fiordo del mismo nombre ubicado a 90 kilómetros al sur de la ciudad de Narvik.

El único lugar en el mundo donde se puede nadar rodeado de orcas, cetáceos de siete metros de largo y cinco toneladas de peso, conocidos por el intimidante apodo de “ballenas asesinas”. Sin embargo, la razón por la que las orcas llegan por centenares a este fiordo durante casi tres meses al año, es por los sabrosos cardúmenes de arenques (peces), por lo que su mayor preocupación será enfrentar el frío a la hora de sumergirse. A menos que, claro, decida ser como esos turistas que se quedan arriba del bote.

En esta aventura también se pueden divisar ballenas jorobadas y “de aleta”, la segunda especie más grande de cetáceos.

Dato

La mejor temporada es de noviembre a mediados de enero.
www.orcasafari.co.uk

 

 

CHILE
Ruta glaciares de Aysén

Aysen6

 

La aventura interior

A veces turquesa, en ocasiones esmeralda, a ratos azul profundo. La fisonomía del lago Bertrand depende de la luz con la que se lo mire. Ubicado en la Patagonia chilena, este cuerpo de agua es el punto de partida del Aysén Glaciar Trail, una de las diez caminatas más hermosas del mundo según la prestigiosa revista Outside. A lo largo de esta ruta –que se recorre durante ocho días de intensa caminata– sucede algo similar a lo que se percibe en el lago Bertrand. Acá todo cambia paso a paso, kilómetro tras kilómetro, día tras día, y solo la tranquilidad profunda permanece; esa inefable sensación de ser los únicos seres sobre la faz de la tierra. No los últimos, más bien los primeros. Acá no hay ruinas ni vestigios humanos, solo naturaleza poderosa y primigenia: planicies de arena de película sci fi, quebradas cubiertas con el verdor de la selva austral, colinas de cuento infantil y cerros de literatura montañosa. Bosques tupidos, ríos turquesa, lagos esmeralda y rocas gigantescas son algunas de las postales que se acumulan a lo largo de los días, haciendo olvidar el dolor en los músculos de las piernas. Y si bien los paisajes dejan sin aliento, hay una actividad que no tiene comparación. Simplemente beber de cualquier curso de agua, el líquido más dulce, refrescante y puro del que tenga memoria.

Dato

El viaje completo dura diez días. ocho de ellos son caminatas con una dificultad media-alta.
www.adventurepatagonia.com /E_AGT.html

 

 

AUSTRALIA
Trepar el puente de Sídney

Bridge-1-2

 

Escalar un “colgador de ropa”

A menos que se trate de una zona de guerra o de una peligrosa urbe con altas tasas de criminalidad, difícilmente uno podría catalogar la visita a una ciudad como una “aventura”. Menos un lugar tan seguro como Sídney. Y aún más improbable si esa aventura la pueden vivir abuelitas y niños.

La adrenalina comienza a bombear cuando se conocen los detalles: se trata de trepar el puente del puerto de Sídney, el arco de acero más grande del mundo y cuya cima alcanza los 134 metros de altura.

Conocido como “el colgador de ropa” por los locales debido a su diseño, bajo sus 53 mil toneladas de acero hay dos líneas de ferrocarril y ocho carriles, donde cruzan 160 mil vehículos diariamente. Inaugurado en 1932 –mismo año en que sobre el puente se posaron 96 locomotoras a vapor para probar su resistencia–, durante su construcción murieron 16 trabajadores. Para no engrosar la lista, los visitantes que quieran trepar su enmarañado circuito de escaleras, deberán caminar amarrados sobre el arco del puente, previo test para verificar que no hayan bebido alcohol además de “entrenarse” en un simulador que replica el ascenso.

Este es un clásico australiano que se escala desde 1998 y por donde han pasado celebridades como Sarah Ferguson y Kylie Minogue, además de Matt Damon y Paul Hogan, el actor australiano que se hizo famoso mundialmente con su papel en Cocodrilo Dundee. Todo un sello de acción y aventura.

Dato

Los horarios para realizar la caminata son: amanecer, día, crepúsculo y noche.
www.bridgeclimb.com

 

 

RUSIA
Volar un MiG-29 en Moscú

29-3

 

Top Gun soviético

Ver los edificios de la Plaza Roja iluminados de noche es una razón más que suficiente para visitar Moscú. Lo mismo que sumergirse en su extensa red de metro –la manera más rápida y económica de recorrer la ciudad– sin siquiera salir a la superficie: sus estaciones son verdaderas obras de arte que se asemejan más a un museo que a las paradas de un tren subterráneo. Pero para los aventureros hay otra razón: volar un MiG-29 hasta llegar a la estratósfera.

La aventura parte en la Base Aérea de Zhukovsky, una pequeña ciudad con apenas cien mil habitantes, ubicada 40 kilómetros al sureste de Moscú. El hogar de los vuelos comerciales del MiG-29, la respuesta soviética al F-16 estadounidense, la cuarta generación de los aviones que aparecen enfrentando a Tom Cruise en Top Gun (en la película se llaman MiG 28). Un caza de combate que alcanza los dos mil 400 kilómetros por hora y una altitud de 21 mil metros, lo que permite ver la curvatura de la tierra y la “línea” que separa el azul del cielo y el negro manto del espacio exterior. Una aventura en la última frontera.

Dato

Recomendada por lonely planet, la empresa rusa fly MiG trabaja directamente con la fuerza aérea de ese país.
www.bridgeclimb.com

 

 

ÁFRICA
Cruzar el Sahara

492671777ret

 

Saber perder el tiempo

Si la mayoría de los yermos del planeta son duros trozos de tierra plana, el Sahara es un onírico océano de arena en movimiento con sinuosas olas que van y vienen, dibujando un horizonte terracota y ocre. Inconmensurable, el Sahara posee una superficie similar a la de China –nueve millones de kilómetros cuadrados– y cruza diez países africanos. Naciones con los más diversos climas políticos y sociales, por lo que se recomienda recorrer las áreas del desierto dentro de territorio marroquí, tunecino o egipcio. Una aventura por el Sahara puede ser tan variada como las culturas que lo entrecruzan, pero hay experiencias esenciales que se repiten. Los oasis anclados en el tiempo que hacen de puerta de entrada al desierto, la velocidad de su ritmo de vida, el dormitar en un suave colchón de arena mirando el fulgurante cielo estrellado; el rito del té con menta como un oasis dentro de otro. Es por eso que a pesar que recorrerlo en una 4WD resulta más cómodo y permite abarcar un área más extensa, la aventura armónica con el ritmo del paisaje son los safaris en camello.

Nuestra ruta recomendada toma 14 días y va desde Marrakech a Fez (Marruecos), recorriendo rutas bereberes, pasando por más de mil kasbahs (ciudadelas de adobe) y las ruinas romanas de Volubilis. Lamentablemente, los paisajes más extraterrestres del Sahara son remotos y están ubicados en zonas que pueden ser conflictivas como el inmenso mar de dunas y las montañas Ahaggar y Tassili (Argelia), los oasis de Mauritania o la legendaria Tombuctú (Mali). Destinos que son una aventura a la vieja usanza pre turística.

Dato

Viaje entre octubre y principios de mayo (las tormentas de arena se dan entre enero y mayo).
www.mtsobek.com

 

 

TAIWÁN
Festival de fuegos artificiales en Yanshui

yanshi-2

La celebración se realiza 15 días después del año nuevo chino en febrero, cuya fecha exacta cambia cada año dependiendo del calendario lunar.

 

La guerra del fuego

Es 1885 y el cólera azota las calles de Yanshui. La enfermedad diezma a la población y nada surte efecto en contra de la peste. Desesperada, la multitud decide pedir ayuda al espíritu de Kuan Kung, el dios chino de la guerra y protector de los hombres de negocios. Para espantar la epidemia, los habitantes del distrito de Yanshui pasean a la deidad, mientras lanzan petardos en honor a Kuang Kung. La fiesta sigue hasta al amanecer y el cólera –cuenta la historia– desaparece de golpe. Pero la tradición sigue viva hasta hoy. Mientras que en el resto de Taiwán el año nuevo chino se celebra con la famosa “Fiesta de los Faroles”, donde cada cual escribe sus deseos en una linterna de papel que se eleva por los cielos, en el distrito de Yanshui la gente se sumerge en una lluvia de fuego. Un festival religioso que comienza con los fieles cargando enormes figuras de Kuang Kung armadas hasta los dientes con petardos y cohetes, los mismos artificios adosados a centenas de construcciones de madera que los locales llaman “castillos”. Entonces suena una alarma de bombardeo y se enciende la mecha. Y la multitud se transforma en zumbido de petardos y cohetes que salen disparados de manera horizontal en múltiples direcciones, llenando el aire de fuego, chispas y humo, pura adrenalina colectiva. Guantes, cascos, toallas húmedas cubriendo el cuello, ropa gruesa y no inflamable, son menester para sobrevivir al “bautismo de los fuegos artificiales”, rito que previene calamidades, barre con las energías negativas y atrae la fortuna para el año que recién comienza.

 

 

LOS TRANSCONTINENTALES

VSOE-EXT-SCE-23

Otra ruta ferroviaria inolvidable es la que atraviesa EE.UU., uniendo San Francisco con Nueva York: el Trans-american Rail.

 

Volver al pasado

Símbolos máximos del progreso en el siglo XIX, las líneas ferroviarias llegaron a cruzar los parajes más inconcebibles de buena parte del mundo. Muchas de ellas se oxidaron con el avance tecnológico, pero otras se han mantenido funcionando, alimentando los sueños más febriles de viajeros y amantes de las novelas de misterio. Hay dos que habitan en el Olimpo del inconsciente colectivo: el Expreso de Oriente y el Transiberiano.

El primero unía a París con Constantinopla (actual Estambul) y llegó a ser el recorrido ferroviario más lujoso del mundo, cuyo último viaje fue en 2009. Con remodelados coches de las décadas del 20 y 30, el Venice Simplon Orient Express es su heredero, con un recorrido más corto que el anterior (Londres-Venecia, en la foto), una belleza escénica formidable en su recorrido alpino. Lo mejor es que ocasionalmente realiza otras rutas, incluida la original desde París a Estambul (la próxima es el 28 de agosto de 2015).

Otro viaje mítico es la ruta ferroviaria continua más larga del mundo, el Transiberiano. Su recorrido original va de Moscú a Vladivostok ciudad rusa a orillas del mar del Japón, durante siete días de viaje y ocho husos horarios. Hoy existen dos ramales igualmente bellos: el Transmachuriano y el Transmongoliano, ambos conectando Moscú y Beijing.

Otra ruta ferroviaria inolvidable es la que atraviesa EE.UU., uniendo San Francisco con Nueva York: el Trans-american Rail.

Artículos destacados

Artículos por país