Bolivia

La Paz se adelanta

Hace poco fue elegida como una de las nuevas siete ciudades maravillas del mundo por la fundación New Seven Wonders. La capital boliviana está liderando al país hacia el siglo 21. Sea parte de este proceso.

Texto: Darren Loucaides @DarrenLoucaides | fotos: alfredo zeballos
       

AZ_ Perez Velasco_ La Paz-Bolivia2014_MG_17+TXT-2

 

Suspendido en una brillante cabina roja a medio kilómetro sobre la cuenca altiplánica que contiene a La Paz, es difícil de imaginar el feroz ritmo de vida del patchwork de edificios color durazno que se esparcen abajo.

 

AZ_ Teleferico_ La Paz-Bolivia2014_MG_84
Desde el teleférico uno se siente como el monte Illimani que mira imperiosamente las ciudades de La Paz y El Alto. Ambas localidades conforman el área metropolitana de La Paz y el principal propósito del ambicioso nuevo teleférico es conectarlas. En vez de derribar edificios para construir calles a través de la densa conurbación, la nueva red de góndolas puede desplazar pasajeros por sobre ella. Triunfo no menor: ubicada a 4.100 metros sobre el nivel del mar, La Paz es la metrópolis más alta del mundo, lo que convierte al teleférico en el más elevado y el más largo de su tipo.

Este proyecto es el más reciente de una serie de innovaciones realizadas desde que Evo Morales fuese elegido en 2005. Por ejemplo, reemplazar las calles del país por modernas carreteras, lo que permite conocer la extraordinaria belleza natural de Bolivia, mientras la capital se prepara para ser una vibrante metrópolis del siglo 21.

 

Nuevos (y buenos) invitados

Entre aquellos atraídos por las balizas recién encendidas de la ciudad está Claus Meyer, renombrado chef y cofundador de Noma, considerado el mejor restaurante del planeta con sede en Copenhague. Claus inauguró el restaurante Gustu en La Paz: aquí no solo se celebra la abundancia de ingredientes locales sino que también se cuaja la idea de lo que Meyer llama el “Movimiento Gastronómico Boliviano”, cuyo objetivo es enriquecer la comida del país desde su fuente hasta el plato. Su cocina toca con la punta del pie la línea entre tradición e innovación. La llama sellada con yogur y cactus rojo es excepcional, desplazada solo en parte por el cerdo, que está cocinado al vacío por 12 horas, luego cubierto con crema de berenjenas y servido con rábanos caramelizados.

 

Zonzo de yuca

FOTO: GUSTU

 

Está ubicado en la antes nada de especial Zona Sur, hoy transformada en el nuevo distrito imperdible de La Paz. Muchos locales hip se han instalado en esta área, como el inconcebiblemente cool Red Monkey, que sirve ácidos cócteles y comida vegana preparada con ingredientes de su propio jardín. Incluso hay atractivos nuevos hoteles como Casa Grande Hotel, cuyos dramáticos vidrios de su patio interior y su vivo bar en la terraza lo convierten en uno de los lugares más onderos de la zona.

Claro que si de alojamiento se trata, el Stannum, en el acaudalado distrito Sapocachi, brilla por sus vistas y su estética boutique.

 

JIS_6856

FOTO: JUAN IGNACIO SEVERIN

 

Pasado poderoso

Casi toda la población del país se considera indígena, más que en cualquier otro lugar de Latinoamérica. Para celebrarlo existe el espectacular Museo Nacional de Etnografía y Folklore, que explica la historia de los indígenas del altiplano y más allá. Establecido en 1925 como un “departamento científico de etnografía”, hoy el museo usa videos, hermosas maquetas hechas a mano y exhibiciones cuidadosamente armadas. El Museo Nacional de Arte también vale la pena: retrata la amplitud del arte boliviano desde la iconografía religiosa a obras indígenas del siglo 20, y piezas posmodernistas y abstractas más recientes. Por su parte, el Mercado de las Brujas ofrece tiendas de ponchos, pantalones holgados y joyas artesanales se mezclan con los puestos de las “mamitas” –ancianas sabias– que se encuentran en el embrollo de calles del mercado. Es esta mezcla entre lo viejo y lo nuevo lo que hace a La Paz tan cautivadora.

 

AZ_ Mercado Rodriguez_ La Paz-Bolivia2014_MG_55

 

Artículos destacados

Artículos por país